CURSO TALLER DE APOYO A LA LACTANCIA MATERNA EN UN ESTABLECIMIENTO AMIGO DE LA MADRE Y NIÑO

42

 

Con la finalidad de reforzar la tarea de disminuir la desnutrición crónica infantil y la anemia en nuestra Región y dentro del marco de las políticas sectoriales, el Gobierno Regional La Libertad, a través de su sector Salud, inauguró el Curso Taller denominado “Promoción y apoyo a la Lactancia Materna en un establecimiento amigo de la Madre, el Niño y la Niña”.

El evento se realizó en el auditorio principal del Hospital Belén de Trujillo y con la presencia de los principales representantes de los componentes Madre- Niño de cada una de las redes de Salud de la región La Libertad.

La inauguración del evento estuvo a cargo del gerente regional de Salud La Libertad, doctor Eduardo Araujo Sánchez, contándose con la presencia de la licenciada Llisela Souza Ferreyra del Ministerio de Salud y especialista en Pediatría, con experiencia en Unidades Criticas y consultora nacional en Lactancia Materna, al igual que de la doctora Balbina del Rosario Vereau Gutiérrez, subdirectora ejecutiva del Hospital Belén.

A su turno, el Gerente Regional dijo que en el sector y dentro del marco de las políticas regional se busca por todos los medios reducir la desnutrición y la anemia para lo cual se promueve, protege y apoya la lactancia materna, considerada como la primera y mejor práctica de alimentación de los niños hasta los 24 meses de nacida, siendo esa práctica exclusiva hasta los seis meses, de acuerdo a lo que indica la Organización Mundial de la salud.

Reveló que la leche humana es un fluido vivo con más de 200 componentes conocidos, que asegura la supervivencia, la nutrición y el desarrollo del niño o de la niña, y que tienen más de una función cada uno, generalmente nutricional, de protección contra las infecciones, y de  estímulo al desarrollo de vínculos entre la madre y el niño.

En ese sentido, explicó que el inicio temprano de la lactancia materna durante la primera hora de vida de los bebés, reduce en un 22 por ciento las muertes neonatales, por lo que es preciso seguir impulsando la protección y promoción de esta práctica porque se convierte en el único alimento primordial y fundamental que garantiza la supervivencia, el crecimiento, el desarrollo, la salud y la nutrición de nuestros niños y niñas.